Viernes 20 Julio 2018

En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:
-¿Tú crees en la vida después del parto?
- Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.
- ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?
- No lo sé pero seguramente... habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.
- ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.
- Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea sólo un poco distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.
- Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.
- Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.
- ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella?
- ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.
- ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.
- Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?... Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella...

Autor desconocido.

Te recomiendo que leas la postdata de esta carta; te quedarán ganas de volver a leerla, de compartirla con otros, y, sobretodo, sabrás cuánto debes cambiar por tu bien.

CARTA DE SATANÁS
Te vi ayer cuando comenzabas tus tareas diarias. Te levantaste sin ni siquiera orar a tu 'Dios'. En todo el día no hiciste nada de oración; de hecho, ni recordaste bendecir tus alimentos. Eres muy desagradecido con tu Dios, y eso me gusta de ti. También me agrada la enorme flojera que demuestras siempre en lo que se refiere a tu crecimiento cristiano.

Imagen: Con Jesús en el CorazónUn niño a punto de someterse a una cirugía de corazón abierto estaba inquieto por saber si el doctor encontraría a Jesús en su corazón. Veamos si lo encontró. 

**

Le explicaba el cirujano a un niño: "Mañana en la mañana abriré tu corazón". Y el niño interrumpió: -"¿Usted encontrará a Jesús allí?" El cirujano se quedó mirándole, y continuó: -"Cortaré una pared de tu corazón para ver el daño completo." 

-"Pero cuando abra mi corazón, ¿encontrará a Jesús ahí?"- volvió a interrumpir el niño. El cirujano se volvió hacia los padres, quienes estaban sentados tranquilamente.

Imagen: teléfono móvil o celular¿Te imaginas lo que pasaría si tratáramos la Biblia del modo que tratamos y cuidamos nuestro móvil?

  • Siempre cargaríamos nuestra Biblia en el bolsillo o la cartera.
  • Le daríamos una mirada varias veces al día.
  • Nos devolveríamos para recogerla cuando la olvidamos en la casa, en el escritorio, etc.

"Las buenas costumbres se conforman unas con otras, y por eso duran" -sentenció Séneca. Las malas costumbres también son duraderas, porque además contagian a las buenas y las dañan.

¿Te gusta Eco de Vida?